viernes, 26 de junio de 2009

lunes, 22 de junio de 2009

Un nuevo propósito

Antes de entender el propósito de nuestra vida tenemos que estar seguros de que Dios nos hizo, nuestro nacimiento no fue un accidente ni una casualidad, sino una planificación de suya.

Es importante que tengamos claro que Dios nos creó de la forma que él quiso, con las características que él quiso que tengamos.

Si entendemos esto podremos comprender que Dios tenía un propósito para nuestra vida aún antes de que naciéramos.
Él planificó algo para cada uno desde antes que existiéramos; esto quiere decir que lo hizo sin nuestra participación; pero debemos estar seguros que si Dios es un papá de amor, lo que tiene preparado para nosotros es lo mejor. Romanos 8:28 dice que a los que aman a Dios todas las cosas les vienen a bien, así que debemos confiar en que si realmente lo amamos a todo lo que él haga en nuestras vidas va a ser lo mejor.

También tenemos que entender que como hijos de Dios no debemos pensar como personas del mundo. No nos debemos conformar con lo que todos piensan, sino que debemos romper esquemas y transformar nuestra forma de ver el mundo. Debemos saber que fuimos creados para Dios y no para que él cumpla todos nuestros caprichos.

El propósito principal que Dios nos dio es que hablemos de él, que compartamos a la gente la experiencia que hemos podido vivir y que llevemos su palabra. Mateo 28:18-20 nos hace un llamado para que hagamos discípulos en todas las naciones; ese es el propósito de nuestra vida.

Sin embargo, esto no quiere decir que todos debemos dejar a nuestra familia, trabajo, estudio, amigos, etc. para convertirnos en misioneros. Hay muchas formas de servir a Dios y podemos hacerlo desde nuestra carrera, gustos y habilidades. Todas estas son herramientas que tenemos para cumplir con la voluntad de Dios.

Además, tenemos que entender que Dios no nos quiere dar una vida cualquiera, al contrario, nos quiere dar una vida de éxito en la que alcancemos grandes cosas, que seamos llenos de bendiciones y que podamos ser de bendición para los demás.
Foto tomada de la página: www.lacoctelera.com/elcaminodelavida.jpg

domingo, 21 de junio de 2009

Flora y Fauna excepcional

El oriente ecuatoriano cuenta con una fauna y una flora excepcionales. Exóticas flores de hermosos colores adornan los senderos y enormes árboles cobijan a los visitantes.
Y, aunque los insectos son lo más común y más fácil de encontrar en este lugar, también se pueden vislumbrar divertidos y simpáticos animales como los monos que se acercan a los visitantes, los abrazan y se acomodan sobre sus cabezas ó, el cuchucho, un animal muy parecido al oso hormiguero, muy amigable y que se deja acariciar por todas las manos amigables que se le acercan.
La presencia del cuchucho divierte y dulcifica a todos aquellos que lo miran con ternura.
Foto: Belinda Terneus

Pura adrenalina

En el oriente también pudimos realizar emocionantes actividades como una saltar 30 metros en caída libre.
Para poder hacer esto nos amarraron una soga que simulaba una silla que debía estar muy bien ajustada. Después nos explicaron lo que debíamos hacer para frenar y para mantener la dirección a la hora de bajar por la soga, luego nos daban un par de guantes para no quemarnos las manos y finalmente nos amarraban un mosquetón que nos sujetaba a la cuerda.

El momento antes de saltar el nerviosismo crecía con rapidez, se sentía un enorme vacío en el estómago y la altura parecía aumentar; sin embargo, el momento de saltar la adrenalina corría por el cuerpo y pudimos experimentar una increíble sensación.
Foto: Belinda Terneus

Viaje al oriente

Los alumnos de tercero, sexto y octavo semestre de periodismo de la Universidad de las Américas pudimos viajar al oriente para participar en un curso de supervivencia organizado por el ejército ecuatoriano.

Allí pudimos conocer un poco acerca de cómo es la vida de los militares compartimos con ellos costumbres distintas a las nuestras.

Aprendimos a aplicar inyecciones, a reconocer las plantas que se pueden comer y las medicinales. A preparar trampas para cazar y técnicas de orientación.
También nos enfrentamos a diversas pruebas físicas y de resistencia y pasamos una noche durmiendo en plena selva.
Foto: Belinda Terneus